Regresar

Libre albedrío

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón» (Jeremías 29: 13).

LA VIDA CONSISTE en tomar decisiones y ser responsables de los resultados de ellas. Aunque no elegimos nacer ni morir, sí elegimos cómo vivir cuál dieta seguir, con quién casarnos, qué carrera estudiar, quiénes serán nuestros amigos, en qué lugar vivir. Dios facultó al hombre con el poder de la elección. Si actuamos mal o bien es nuestra decisión. Con todo, somos débiles moralmente, esclavos de la duda y estamos dominados por los hábitos de nuestra vida. Nuestras resoluciones son tan frágiles como telarañas, no somos capaces de gobernar nuestros pensamientos, impulsos y sentimientos, a menos que Dios intervenga en nuestras vidas. Afortunadamente, él afirma que si lo buscamos de todo corazón, podremos hallarle.

Un hombre sabio que vivía en una montaña tenía la reputación de contestar correctamente toda pregunta que se le hiciera. Un joven escéptico, al enterarse, se dijo: «Iré a verlo, le haré una pregunta que no podrá contestar correctamente. Tendré oculto en la mano un pajarillo. Le preguntaré si lo que tengo en la mano está vivo o está muerto. Si dice que está muerto, abriré la mano para que el pajarillo vuele. Si dice que está vivo, apretaré la mano y el pajarillo caerá muerto. En ambos casos se habrá equivocado en su respuesta». Acompañado por un grupo de incrédulos, se dirigió a la choza del anciano y le hizo la pregunta. El hombre se quedó pensando un momento, y luego contestó: «Hijo, eso depende de ti».

Como el joven del relato, nuestro destino también está en nuestras manos. El Señor nos dice:

Yo he puesto delante de ti hoy la vida y el bien, la muerte y el mal, porque yo te mando hoy que ames a Jehová, tu Dios, que andes en sus caminos y guardes sus mandamientos [...], para que vivas y seas multiplicado, y Jehová [...] te bendiga en la tierra a la cual vas a entrar para tomarla en posesión. Pero si tu corazón se aparta [...] pereceréis» (Deuteronomio 30: 15-18).

Ante esta gran responsabilidad que todos tenemos, ¿qué decisiones importantes tomarás durante este día?


Envía tus saludos a: