Regresar

Tesoros terrenales

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«He aquí el día de Jehová viene: día terrible, de indignación y ardor de ira, para convertir la tierra en soledad y raer de ella a sus pecadores» (Isaías 13: 9).

ASÍ COMO EN LOS TIEMPOS DE NOÉ y Lot, Dios envió un mensaje urgente, tanto a los antediluvianos como a los de Sodoma y las ciudades de la llanura, también ha enviado su mensaje para este tiempo: «Escapa por tu vida [...]. No sea que perezcas» (Génesis 19: 17).

Isaías ha dicho: «He aquí el día de Jehová viene, terrible, y de indignación y ardor de ira, para convertir la tierra en soledad, y raer de ella a sus pecadores» (13: 9). Nos invita:

Buscada Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar (55: 6, 7).

Malaquías afirma:

Ciertamente viene el día, ardiente como un horno, y todos los soberbios y todos los que hacen maldad serán estopa. Aquel día que vendrá, los abrazará, dice Jehová de los ejércitos, y no les dejará ni raíz ni rama. Mas para vosotros, los que teméis mi nombre, nacerá el sol de justicia y en sus alas traerá salvación (Malaquías 4: 1, 2).

Hoy es el día de salvación, el momento propicio para aceptar a Cristo como eterno salvador. Este es el día de separarnos por completo del pecado y los pecadores. Si aún no has tomado la decisión de ser parte del pueblo de Dios, ahora es el tiempo de hacerlo. Si has tenido una relación a medias con Dios, ahora es momento de entregarte por completo a él. No dejes que el tiempo pase porque no sabemos por cuanto tiempo más la tierra será nuestra morada. La noche pasará, y amanecerá el día en que Cristo vendrá. El día de la redención está más cerca de lo que creemos.

El fin llegará, y los redimidos estarán listos para ser trasladados a su morada celestial. Esta es la seguridad que da Dios, saber que protegerá a sus hijos hasta el gran día final. Oremos para abandonar todo lo que nos aleja de Dios.


Envía tus saludos a: