Regresar

Necesitas estar de pie cuando Cristo venga

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Velad, pues, orando en todo tiempo que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán y de estar en pie delante del Hijo del hombre» (Lucas 21: 36).

DESPUÉS de un gran huracán es muy difícil encontrar árboles en pie en la zona, y los que quedan, parecen tan estropeados que casi caen, pero están en pie. Así quiere Dios encontrar a sus hijos fieles después de la prueba final de este mundo, momentos antes de su Segunda Venida.

Estar de pie será un privilegio muy grande para aquellos que pasen la prueba final y soporten todos los planes de Satanás, que los atacará con gran ira. Únicamente el poder de Dios podrá sostenernos ante el ataque final de Satanás. Se levantará en guerra contra los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo (Apocalipsis 12: 17).

Dios nos anima a actuar, a no estar pasivos, sino activar todas las fuerzas para dar razón de nuestra fe.

Dios ha revelado lo que ha de acontecer en los postreros días, a fin de que su pueblo esté preparado para resistir la tempestad de oposición e ira. Aquellos a quienes se les ha anunciado los sucesos que les esperan, no han de permanecer sentados en tranquila expectación de la venidera tormenta, consolándose con el pensamiento de que el Señor protegerá a sus fieles en el día de la tribulación. Hemos de ser como hombres que aguardan a su Señor, no en ociosa expectativa, sino trabajando fervientemente, con fe inquebrantable. No es ahora el momento de permitir que nuestras mentes se enfrasquen en cosas de menor importancia [...]. Es nuestro deber hacer todo lo que está en nuestro poder para evitar el peligro que nos amenaza. Debemos esforzarnos por desarmar el prejuicio y colocarnos en la debida luz delante de la gente (E. G. White, Joyas de los testimonios, t. 2, pág. 152).

La oración ferviente, constante y el estudio de la Palabra de Dios, nos sostendrán en los momentos difíciles de la historia final de este mundo. Alcemos los ojos, Cristo muy pronto vendrá a buscar a los suyos.


Envía tus saludos a: