Regresar

Mi casa de $36 de anticipo

Matutina para Android

Play/Pause Stop
"Deléitate en el Señor y él te concederá los deseos de tu corazón. Encomienda al Señor tu camino, confía en él, y él actuará." (Sal. 37: 4, 5).

Un año antes de comenzar a buscar una casa, noté que los departamentos y las casas para alquiler estaban muy caros. Frustrada, oré: "Señor todo está tan caro que sobrepasa mi presupuesto. No sé qué hacer." Entonces, escuché que el Señor me dijo: "Espera". Yo no quería esperar, pero igualmente me entregué al Señor, oré y esperé.

En febrero tuve la impresión de que debía continuar mi búsqueda. A través de un amigo, el Señor me puso en contacto con un agente inmobiliario cristiano muy amable, y comenzamos la búsqueda. Un poco después, mi agente inmobiliario me puso en contacto con un agente cristiano de préstamos. El hecho de que ambos fueran cristianos hizo que me resultara mucho más fácil confiar en ellos. Mientras estábamos buscando casas, mi agente de préstamos me llamó y me dijo que mi puntuación de crédito era 701.

-¿Cuál dijiste que es mi puntuación? -le pregunté.

Él repitió el número. Estaba atónita, emocionada y asustada, todo al mismo tiempo. Ahora, no había nada que me detuviera para avanzar, obtener un préstamo y comprar una casa.

Fue entonces que me enteré de una empresa que construye casas y, con solo depositar $100, podía comprar una. Mi agente inmobiliario fue a echar un vistazo. Mientras trataba de decidir qué modelo quería, el agente me llamó para contarme que había encontrado una casa que esa misma empresa vendía a $89.900, y que ellos pagarían el 6% de los gastos de cierre. Inmediatamente nos apuramos para ver la propiedad, porque alguien más estaba yendo a verla y queríamos llegar primero. La gente estaba dentro de la casa cuando nosotros llegamos, y la mujer quería la casa. No había nada que yo pudiera hacer, porque el que llegaba primero tenía prioridad. Sin embargo, si ella no calificaba, yo sería la siguiente con posibilidades. Luego de mirar la casa, comenzamos con el papeleo. Antes de que termináramos, el otro agente inmobiliario llamó y dijo que su cliente no calificaba.

Mientras procesaba los documentos del préstamo, mi agente de préstamos dispensó los honorarios por tasación ($ 350), que el comprador suele pagar. Pero el día del cierre de la venta, recibí una llamada pidiéndome que llevara $64,04 para el cierre. Cuando llegamos, la mujer pidió disculpas. Había cometido un error, y ellos tenían que darme a mí $64.04. Así que, me mudé a una casa nueva valuada en $124.000, por solo $36 de anticipo. ¡Solo Dios podía haber hecho algo semejante!

ELAINE GRAY


Envía tus saludos a: