Regresar

Honor y honestidad

Matutina para Android

Play/Pause Stop
"Por último, hermanos, consideren bien todo lo verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiración, en fin, todo lo que sea excelente o merezca elogio" (Fil. 4: 8).

Todavía hay muchas personas honestas y honorables en el mundo. No importa lo que la gente diga sobre la sociedad actual, todavía puedo declarar que el planeta Tierra tiene personas honestas. Puedo dar testimonio de muchas personas buenas y honorables, dignas de alabanza y agradecimiento.

Hace poco, asistí a un retiro espiritual de diez días, organizado por mi iglesia. Mientras estaba allí, charlé con una querida anciana, que estaba muy angustiada porque había perdido todo el dinero que había llevado consigo. Me dijo que el dinero debió de haberse caído de su cartera cuando sacó unos pañuelos, y recién se dio cuenta de la pérdida cuando volvió a la cabaña. La animé, y oré por ella y por la persona que hubiese encontrado el dinero. Luego de que anunciaran la pérdida en la reunión principal, la anciana recibió su dinero.

Unos días después de haber regresado a casa, fui a la tienda para comprar algunas frutas y verduras. Tengo el hábito de revisar los recibos antes de irme de la caja, y este día en particular noté que la cajera me había cobrado de más por las naranjas. Las naranjas medianas valían solo $ 0.49 el kilo, pero me habían cobrado $ 1.38 el kilo. Cuando se lo mencioné, me devolvió más de $ 3. Estaba feliz de no haber tenido que pagar de más por esas naranjas.

Camino a casa, me detuve en un negocio asiático, para comprar algunas verduras tropicales. Fue bueno que haya puesto los $ 3 en la cartera, en lugar de en mi billetera, porque descubrí que mi billetera había desaparecido. Busqué en el auto, la cartera y las bolsas de verduras, pero no la encontré en ninguna parte. Volví en seguida a la tienda en que había estado previamente. Lo primero que pensé fue: ¡Cómo pude ser tan descuidada! Había orado; y siempre oro antes de salir a hacer compras, pidiendo no gastar dinero de manera descuidada. ¿Había alguna posibilidad de que la persona que hubiera encontrado mi billetera la hubiese dejado en "Servicio al consumidor?" Oré para que haya sido una persona honesta, y pedí a Dios que me perdonara por haber sido descuidada.

No quería perder mi dinero, incluso aunque solo fueran $ 35. Llegué al sector de "Servicio al consumidor" y mi billetera estaba allí. Mientras caminaba hacia mi auto, agradecí a Dios por las personas honestas que devuelven lo que no les pertenece.

OFELIA A. PANGAN


Envía tus saludos a: