Regresar

Tres palabras

Matutina para Android

Play/Pause Stop
“Recuerden esto: El que siembra escasamente, escasamente cosechará y el que siembra en abundancia, en abundancia cosechará" (2 Cor. 9: 6).

En una ocasión, me hicieron una pregunta que creo que muchos otros también han escuchado: ¿Qué tres palabras querrías escritas en la lápida de tu tumba? Hace unos años, no tenía idea, pero he pensado en esto y ahora sí lo sé. Mis tres palabras serían: “Marcó una diferencia". Si hice la diferencia en la vida de una sola persona, creo haber hecho lo que Dios quería de mí.

Una forma de determinar una diferencia es plantando "semillas”. Hago un esfuerzo por plantar semillas, aunque sé que probablemente no veré los resultados. He escuchado a personas decir: "Debes sembrar semillas, para cosechar" Espero algún día cosechar algunas, pero incluso si no lo hago, sé que algunas de las semillas que sembré darán frutos.

Dios nos llama a todos a sembrar semillas y, quizás, eso es todo lo que somos llamados a hacer. Piensa en la historia de John Champman, conocido como Johny Appleseed. Él sembró miles de semillas de manzanas y, gracias a su trabajo, crecieron muchos manzanos. Sin embargo, él no cuidó de todos ellos y no siempre vio los resultados esperados de las semillas que plantó. Pudo haber preparado el terreno y protegido a las pequeñas plantitas, pero no siempre se veían los resultados. De la misma manera, no siempre podemos cuidar de las semillas y no siempre vemos los resultados. ¿Estás esperando ver que tus semillas den frutos, antes de plantar algunas más?

Cuando escribo algo, espero que algún día las semillas que siembro den frutos. Sin embargo, puede ser que no sea yo quien las coseche. Oro, para que las personas sobre quienes influí aunque sea un poquito sean mis vecinos en el cielo. Veré que alguien cosechó para Dios una semilla que yo planté. Me han preguntado: ¿Por qué escribes lo que escribes? Mi único deseo es estableceruna diferencia en la vida de alguien. Si veo tan solo a una persona comenzar una relación con Dios, habré cumplido mi propósito.

Puedes sentirte desanimada cuando una persona en la cual estás sembrando semillas rechaza el mensaje de Dios. Pero siempre está la posibilidad de quetu semilla sea exactamente lo necesario; está esperando el agua viva de Cristo, para poder dar frutos. Entonces, te hago dos preguntas: ¿Estás sembrando las semillas? Y ¿qué tres palabras quieres tú en tu tumba?

MELANIE CARTER WINKLER


Envía tus saludos a: