Regresar

El trofeo

Matutina para Android

Play/Pause Stop
"Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas" (Mat. 6: 33).

Mi hijo de siete años entró radiante en el auto. Luego de su última clase, tenía en sus manos un "trofeo" ¿Un trofeo? ¡Para mí no era más que una invitación a una fiesta de cumpleaños!

Pero él me lo explicó mejor. Una de sus compañeritas tendría una fiesta de cumpleaños. Sería un evento especial, en un importante centro de fiestas infantiles. Y la niña estaba eligiendo quiénes celebrarían con ella.

Entonces, mi hijo. Con su astucia infantil, pensó en la forma de poder estar entre los elegidos. Así que dijo a la cumpleañera que, si lo invitaba, él le daría una muñeca única de la tienda de su padre. La muñeca caminaba, movía su cabeza y hasta soplaba burbujas. Era casi un ser viviente. La invitación en sus manos demostraba que su plan había tenido éxito.

Yo no podía dejar de sonreír, pero tampoco podía dejar de mostrarle las implicaciones de lo que había hecho. Le hablé de la sinceridad, y de amistades verdaderas y desinteresadas. Y luego le hice dos preguntas: "Hijo, ¿podrás cumplir la promesa que hiciste? Y si ella te invitó solo para obtener algo, ¿vale la pena tal amistad?"

Él no había pensado en eso y luego de meditarlo, no parecía tan entusiasmado como antes.

Parece que a nosotros nos sucede lo mismo. En nuestra relación con Dios, muchas veces queremos negociar con él. Cuando estamos inmersos en una situación difícil, hacemos ofertas como "Señor, si me das esto, yo haré aquello", o "Si me cumples este deseo, podré serte fiel". Sin embargo, a menudo no depositamos toda nuestra confianza en Dios, y no dejamos que él decida si lo que pedimos es verdaderamente razonable y útil, o si nos llevará a situaciones que nos alejarán de su camino.

Así como mi joven hijo, necesitamos reflexionar y, quizá, “perder interés" en cosas a las que damos demasiado valor y que pueden ser una piedra de tropiezo. Y como Jesús le dijo a su Padre: “Hágase tu voluntad" (Mat. 26: 42).

SUELY LUPPI NOVAIS


Envía tus saludos a: