Regresar

Rescatado

Matutina para Android

Play/Pause Stop
“Cuando me llamen, yo les responderé estaré con ellos en medio de las dificultades. Los rescataré y los honraré. Los recompensaré con una larga vida y les daré mi salvación” (Sal. 91: 15, 16).

Dios nos habla de muchas maneras: a través de su Palabra o al apreciar las maravillas de su creación. Creo que podemos aprender lecciones muy valiosas de él.

Esto ha sido más evidente para mí en los últimos diez años, desde que acogimos a un perro de un centro de rescate. Mi hija tenía nueve años en ese momento, y fue la primera en ver a Chloe en el sitio web del centro de rescate perruno. No tuvo que persuadirme mucho, para que aceptara adoptarla. Chloe, una Cocker Spaniel, había tenido unos dueños cuyo único propósito era obtener dinero. La habían usado para producir camada tras camada de cachorritos. Vivía en una perrera de concreto y nunca la sacaban a caminar ni la entrenaban. Tenía un contacto mínimo con humanos y no se le demostraba afecto alguno. Quienes aman a los animales entenderán que los perros son criaturas sociales, que disfrutan del contacto con la gente. Esta experiencia en los primeros cinco años de su vida había vuelto a Chloe desconfiada de la gente. Como su perrera tenía muy poco espacio, todo lo que sabía hacer era dar vueltas y vueltas en círculo. No era capaz de caminar con una correa, y era muy ansiosa y nerviosa. Fue necesario una gran cantidad de amante paciencia para ayudar a Chloe a confiar en los humanos y entrenarla para que pudiera vivir feliz en su nuevo hogar. Sin embargo, Ios resultados fueron maravillosos. Ahora es una mascota leal y amante, que me sigue a todas partes y espera pacientemente al lado de la puerta a que regrese. Chloe demuestra placer estando a mi lado y confía completamente en mí, percibiéndome como quien la rescató de su vida triste y le ofreció una mucho mejor, con un futuro radiante.

Esto es lo que Dios ha hecho por nosotros. Él nos miró con amor, en nuestra triste Situación. No necesitó que lo convencieran para que nos rescatara y ofreciera una vida nueva con él. ¿Respondemos a su amor maravilloso como Chloe me respondió a mí? ¿Confiamos en él por completo, lo seguimos fielmente adonde nos guíe y estamos esperando pacientemente su regreso? Como nos recuerda el versículo de hoy, él siempre está a nuestra disposición.

Mi oración es que demostremos a nuestro maravilloso Salvador la gratitud y el amor que solo él merece por rescatarnos cuando dio su vida en el Calvario. Deseo que lo sigas hoy y cada día, al dedicarle tu vida y esperar con ansias y gozo su pronto regreso.

KAREN RICHARDS


Envía tus saludos a: