Regresar

Ya no llores más

Matutina para Android

Play/Pause Stop
"Cuando todo esté listo, volveré para llevarlos, para que siempre estén conmigo donde yo estoy" (Juan 14: 3, NTV).

-Vamos a darle comida al pececito, Kenny -le propuse al niñito de dos años una mañana, en la guardería-. Carpín quiere desayunar.

-¿Carpín quiere desayunar? -preguntó Kenny tomando el pececito con sus pequeñas manos

Lamentablemente, intentar alimentar los dos peces dorados mientras su atención seguía puesta en sus padres, que habían ido a trabajar a la ciudad, terminó siendo un caos.

Lágrimas humedecían las mejillas de Kenny cuando lo llevé a una mesa de juegos.

-Ayúdame, Gloria -me suplicó, mientras trataba de estirar la masa con su palito de amasar rojo.

Luego, Kenny me miró a los ojos.

-Gloria, ¿mami volver? ¿Papi volver? -preguntó, en busca de esa seguridad.

-Sí, Kenny -respondí-. Mami y papi se apresurarán a volver después de trabajar, porque Mami y Papi aman mucho a Kenny.

-Mami y papi buscarme después del trabajo -repitió Kenny, escondiendo su rostro contra mi hombro.

Volví a tranquilizarlo, mientras lo abrazaba y escuchábamos la música de fondo.

-Ya no lloro más -me aseguró Kenny, mientras se preparaba para la próxima actividad.

-Kenny, ¿viste las palitas nuevas en el cajón de harina de maíz? Por favor, ayúdame a llenar los baldecitos.

"Pronto, sí, muy pronto, hemos de ver al Rey". Las palabras de la canción me cautivaron la atención mientras el disco seguía sonando. De repente, me sentí abrumada por un inesperado torrente de emociones. Memorias vívidas del último adiós a mi madre inundaron mi mente. La canción seguía: "No habrá más llanto allí. Hemos de ver al Rey".

Tomé una sillita y me senté junto a Kenny, mientras que unas lágrimas se me escapaban por las mejillas. No deseando que Kenny las advirtiese, las sequé enseguida. Pero, en un instante, Kenny dejó su palita y se trepó a mis rodillas.

-Tranquila, Gloria. Ya no llores más. Mami volver. Papi volver -me consoló.

¿Está volviendo tu Papito para llevarte a casa? Mi Papito ha dicho: "Volveré para llevarlos, para que siempre estén conmigo donde yo estoy". Gracias, Papito.

Ya no lloro más.

GLORIA CARBY


Envía tus saludos a: