Regresar

¿Dónde estaba Dios?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
"Sucedió que, mientras hablaban y discutían, Jesús mismo se acercó y comenzó a caminar con ellos, pero no lo reconocieron, pues sus ojos estaban velados" (Luc. 24: 15, 16).

“¿Dónde estaba Dios?", le preguntó al consejero. Su padre estaba lejos de ser lo que un hombre, mucho menos un padre, debía ser. En lugar de proteger a sus hijos, él era quien les causaba dolor y miedo. Las puertas del hogar cuyo propósito era mantener a la familia segura por la noche, escondían de los vecinos la violencia que se vivía adentro. ¿Dónde estaba Dios?

El consejero le recomendó que pidiera que le fuera revelado dónde estaba Dios cuando él era niño. Esto se convirtió en su oración ferviente: "¿Dónde estabas, Dios, cuando mi padre estaba borracho y golpeaba a mi madre, y yo era demasiado pequeño para protegerla? ¿Dónde estabas cuando me golpeaba a mí? La ira de mi padre llenaba la casa de tal manera que no quedaba lugar para nada más... ni siquiera para ti. ¿Dónde estabas?" Dios respondió a su oración. Él lloró de alivio, al conocer dónde había estado Dios y al darse cuenta de que Dios había estado allí todo el tiempo.

Animada por esta experiencia, yo también oré: "¿Dónde estabas cuando te necesitaba?". Entonces, tuve un sueño en el que me lastimaban. Volví a sentir el dolor. Clamé pidiendo ayuda, pero nadie vino en mi auxilio. Corrí al teléfono y marqué, pero no había tono. Era un día soleado. El manzano estaba blanco con florecillas y sus ramas raspaban la ventana cuando soplaba el viento. Entonces, vi la línea del teléfono meciéndose con la brisa. habían cortado la línea de la casa.

"¿Dónde estabas tú?", demandé con furia. "¿Por qué no pudiste responder cuando te llamé?" Entonces, se me mostró exactamente dónde estaba Dios; de hecho, el lugar preciso era la habitación, en ese día terrible. "¿Dónde estaba Dios?", preguntó Cleofas a su amigo en la ruta a Emaús. En la hora oscura, antes del brillo de las estrellas y de la luna, ellos tropezaban en huecos y piedras que había en el camino. Mientas buscaban un camino entre las preguntas y el dolor, Jesús se acercó a ellos, se nos dice. Pero sus ojos fueron velados.

Mientras el desconocido caminaba con ellos, otras estrellas y luego la luna brillaron también. Ellos ya no tropezaban; el camino estaba iluminado como de tono plateado. Entonces, repentinamente, brasas muertas se reavivaron; las llamas crepitaron en corazones que pensaban nunca más tener esperanza. Y al compartir el pan, vieron que Dios estaba allí. Con ellos, en el cuerpo quebrantado de la cruz. Dios con nosotros: Emanuel.

LISA M. BEARDSLEY-HARDY


Envía tus saludos a: