Regresar

Los dones de Dios para nosotros

Matutina para Android

Play/Pause Stop
"Los guerreros de Israel desaparecieron; desaparecieron hasta que yo me levanté. ¡Yo, Débora, me levanté como una madre en Israel!” (Jue. 5: 7).

 A través de las páginas de la Biblia, Dios inspiró a sus escritores a notar no solo los atributos victoriosos de los hombres, sino también sus falas. Como el Señor respeta a todos, también reveló a mujeres de fe y sus atributos. Entre esas mujeres notables, podemos descubrir un espectro de cualidades:

·       Débora: jueza de Israel. Una mujer de discernimiento, que se negó a sucumbir al miedo. Su liderazgo fue invaluable.

·       Priscila: trabajando junto con su esposo en los negocios, ella proporcionó un hogar acogedor, entrenamiento, enseñanza y apoyo a otros cristianos.

·       Dorcas: una mujer conocida por sus buenas acciones, su generosidad y compasión para con los pobres.

·       Eunice y Loida: un dúo de madre y abuela que nutrieron espiritualmente al niño en su vida, a Timoteo.

·       Elizabeth a pesar de sufrir muchos años angustia y decepción debido a su esterilidad, permaneció fiel a Dios.

Dios usó a mujeres en muchas funciones. Les dio dones y poder; y hoy no es diferente. Entre las mujeres del mundo que asisten a alguna de tus iglesias, encontrarás una mujer, o mujeres, que recauden fondos para las misiones o zonas de desastre, quienes alimentan a los indigentes, dan estudios bíblicos o suplen las necesidades del prójimo o amigo que sufre una enfermedad o un corazón quebrantado. Hay mujeres que actúan como consejeras para los niños de otras personas, esposas y madres jóvenes o nuevos cristianos. Muchas mujeres tienen ministerios que pasan inadvertidos.

Hemos heredado un legado de las mujeres que estuvieron comprometidas en compartir el amor de Dios, viviendo como mujeres de fe. En ese sentido, "legado" no es un sustantivo más, sino uno activo. Porque, así como en el pasado, Dios permanece fiel. Él sigue dando dones, inspiración y poder a cada uno.

No puedo evitar preguntarme, en una escala del 1 al 10, siendo 10 lo más activo, ¿Cuál es mi puntaje en usar los dones que Dios me ha dado? ¿Cuál sería el tuyo?

LYNN NICOLLAY


Envía tus saludos a: