Regresar

“¡Nos vemos pronto!”

Matutina para Android

Play/Pause Stop
"El Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, y los muertos en Cristo resucitarán primero” (1 Tes. 4: 16).

Abraham estaba sentado en la primera fila de la iglesia, cuando mi hija nos presentó. Apenas le hablé, él dijo:

-Reconozco su voz: usted es Sally Phoon, la mujer del programa radial Spirit-filled Moments.

Hacía años, un trastorno nervioso debilitante había dejado ciego a Abraham, por lo que él siempre se sentaba en el frente, donde podía oír mejor. Un año antes había escuchado mi programa radial en Hope Channel de Singapur. En ese programa, compartía cortos pensamientos devocionales; él había conocido nuestra iglesia y comenzado a asistir.

A pesar de su ceguera, Abraham vivió una vida plena. Ofreció llevarme a almorzar a un hotel muy especial, que servía comida Penang (la Comida Penang es superdeliciosa), pero estábamos yéndonos de Singapur, por lo que prometimos hacerlo la siguiente vez que volviera a visitarlos. Unos pocos meses después, mi hija me envió la triste noticia de que Abraham había fallecido y, finalmente, estaba descansando en Jesús.

La temporada navideña del año 2010 permanecerá grabada en mi memoria mientras viva. Nueve días después de Navidad, mi madre nos fue arrebatada, al perder su batalla contra el cáncer. No fue fácil hablar de la muerte mientras la veíamos morir. Las lágrimas caían, al anticipar la separación; pero agradecimos a Dios por la mañana de la resurrección; le agradecimos por la esperanza que tenemos en Cristo; le agradecimos por la paz que sobrepasa todo entendimiento, al transitar por esos momentos inevitables en que tenemos que despedirnos.

Detesto despedirme. Prefiero decir a quienes creen en Cristo: "¡Nos vemos pronto!" No pasará mucho tiempo hasta que se oiga el sonido de la última trompeta, y quienes duermen en Jesús se levantarán. ¡Qué mañana será!

Cuando se abran las tumbas y los muertos en Cristo se levanten para encontrarse con él, yo estaré buscando a mis padres, a Abraham y a muchos queridos amigos que se han ido antes y están descansando en Jesús. Miraré a Abraham y le diré: "Ven, es hora de que cumplas tu palabra. Démonos un banquete en la mesa, Abraham. ¡Va a ser mejor que la comida Penang!"

Mi corazón anhela ese día. ¡Sí, ven pronto, Señor Jesús!

SALLY LAM-PHOON


Envía tus saludos a: