Regresar

SI NO TE ANIMAS, ¿PARA QUE TE ARRIMAS?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Abram se quedó a vivir en la tierra de Canaán, mientras que Lot se fue a vivir entre las ciudades del valle, estableciendo su campamento cerca de la ciudad de Sodoma. Los habitantes de Sodoma eran malvados y cometían muy graves pecados contra el Señor (Génesis 13: 12, 13).

Sí que me divertía. Durante años había esperado una fiesta como esa, y finalmente había llegado. Estaba en un «convivio» (sabes cómo los creyentes llaman a sus fiestas, pero ese no era un «convivio»). Todos éramos chicos cristianos, pero en esa noche no se notaba. Se agitaban cabezas hacia delante y hacia atrás, al ritmo del pop y del rock.

Toda la fiesta había sido planeada en secreto. Los padres de una amiga iban a salir de la ciudad, así que su casa era «el lugar». Como yo nunca había ido a una fiesta de ese tipo, estaba un poco asustado de subir a la «pista de baile», una pequeña sala, de hecho. Pero todos bailaban, incluso las bellezas que vestían pantalones pintados y tops ajustados.

Yo nunca planeé bailar, pero cuando una hermosa chica tomó mi mano y me guió a la pista de baile, bueno, yate imaginarás lo que pasó. Más tarde me lamenté de aquella noche, no porque hubiera hecho alguna locura irremediable, sino porque mi relación con Dios, ¡había recibido un golpe directo al mentón!

Probablemente así se sintió Lot después de que él y sus hijas apenas escaparan de la destrucción de Sodoma. (Podrás leer el relato dentro de dos días). Cuando Lot miró por primera vez las hermosas y fértiles montañas onduladas cerca de Sodoma, nunca pensó que lo cautivaría ese estilo de vida, pero así fue.

Nunca es buena idea acercarse al pecado, no importa cuán fuerte pienses que eres espiritualmente. La vida de Lot pudo ser muy diferente si él hubiera escogido permanecer cerca de la positiva influencia espiritual de Abraham. Yo no había planeado hacer muchas cosas en la fiesta, pero no pasó mucho tiempo antes de que me uniera a los demás y empezara a hacer de todo. Si yo no tenía planes de bailar, no debí haber ido a la fiesta.

NO DEJES DE LEER

Génesis 13-15

Revisa Proverbios 4: 14. Allí hay un muy buen consejo que puede salvar tu vida. Con toda seguridad hubiera deseado haber obedecido esas palabras.


Envía tus saludos a: