Regresar

APÚRATE Y ESPERA

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Ella tomó a Agar, la esclava egipcia, y se la entregó a Abram como mujer. Esto ocurrió cuando ya hacía diez años que Abram vivía en Canaán (Génesis 16: 3).

Si la Biblia fuera una telenovela, la lectura de hoy sería un episodio buenísimo. Todo está incluido: La promesa de Dios de que los ancianos Abram y Saray tendrían un hijo después de toda una larga vida; una hermosa sirvienta llamada Agar en sus mejores años para dar a luz; un complot para que todo sucediera, y un gran desastre cuando el plan tuvo un resultado terrible.

Abram y Saray habían estado en Canaán, la tierra que Dios había prometido mostrar a Abram durante diez años (Génesis 12:1). La Biblia no dice si durante esa década Dios había reiterado su promesa de darles un heredero. Lo que sí es seguro es que ellos se inquietaban, especialmente Saray.

«El Señor me ha hecho estéril. Por lo tanto, ve y acuéstate con mi esclava Agar. Tal vez por medio de ella podré tener hijos», dijo Saray a Abram (Génesis 16: 2). ¿Oyes la frustración en su voz? Ella quería tanto una familia que estuvo dispuesta a permitir que su esposo durmiera con otra mujer. En ese tiempo los hombres solían tener concubinas, pero aun así esto expresa bastante desesperación, ¿no crees?

Pero Saray no era la única persona desesperada en la tienda. Abram no respondió diciendo algo así como: «Querida, ¿estás mal de la cabeza? Solo hay que confiar en Dios. Te amo demasiado para hacer esto».

El anciano respondió: «Bueno, cariño, ¡si tú insistes! Hacer esto de veras me dolerá, pero si tengo que...» ¿Dónde estaba aquel hombre cuya fe en Dios fuera reconocida como justicia (Génesis 15:6)?

El plan de Abram y Saray para tener un heredero nos dice una verdad sobre la naturaleza humana: la gente desesperada comete actos desesperados. Quizás hay algo que desees cuya espera parece casi una eternidad. No caigas en la tentación de hacer algo «malo» para conseguir algo «bueno». Abram y Saray esperaron otros catorce años antes de que naciera el hijo prometido, pero su mala decisión de cumplir la promesa de Dios por ellos mismos les trajo mucho sufrimiento.

NO DEJES DE LEER

Génesis 16-18

¿Por qué Dios cambió el nombre de Saray (Génesis 17: 15, 16)? ¿Crees que tuvo algo que ver con Agar?


Envía tus saludos a: