Regresar

VER A DIOS

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Yo soy el Señor tu Dios. Yo te saqué de Egipto, del país donde eras esclavo (Éxodo 20: 2).

Hace algunos años vi La reina, una película que mostraba cómo la reina Isabel II y el resto de la monarquía reaccionaron ante la muerte de la princesa Diana. Bueno, probablemente no recuerdas que ella murió en un violento accidente mientras huía con su novio de una horda de paparazzi. Créeme, fue un día muy triste.

Después de ver la película, quedé conmovido por la manera tan cuidadosa en que las personas se comportaban ante la presencia de la reina. La reina llama a sus oficiales. Una vez en su presencia, ellos se inclinan. Nunca dan la espalda. Aun el actual primer ministro del Reino Unido, David Cameron, tiene que obedecer esas leyes de etiqueta real.

Si una simple reina tiene reglas que hay que obedecer para estar en su presencia, imagina cuán terrorífico habrá sido para Moisés vera Dios. Los israelitas ahora estaban fuera de Egipto, y era momento de que Dios les diera las reglas por las cuales debían vivir. El Señor sabía que los israelitas habían adquirido conductas y hábitos realmente malos de los egipcios, así que tenía que educarlos otra vez. Pero antes de que se les apareciera, Dios insistió en que se prepararan.

Primero Moisés tenía que consagrar al pueblo. Luego todos tenían que bañarse y lavar su ropa cuidadosamente. Dios también les dijo que levantaran una valla alrededor de la base del monte Sinaí y se aseguraran de que nadie la cruzara. Esto era para protegerlos, porque cualquiera que la tocara, moriría (Éxodo 19:12). Bastante serio, ¿no?

¿Por qué Dios fue tan estricto al establecer cómo los israelitas debían aproximarse a su presencia? Mi opinión es que Dios no es santo solamente. Él es sin pecado, y su presencia es fuego consumidor para todos los pecadores. (Te acercas a su presencia visible bajo tu propio riesgo.) Además, la ley moral de Dios, los Diez Mandamientos, que él estaba a punto de comunicar a Israel, es el fundamento sobre el cual la tierra fue construida y la base del cielo mismo. Algo así como la Constitución de Dios. Lo que Dios es. Quería que los israelitas y nosotros ahora, supiésemos que él es santo y su ley es santa.

NO DEJES DE LEER

Éxodo 29-31

¿Captaste las otras leyes que Dios dio a Moisés en el Sinaí (Éxodo 21:12-20)? ¡Pórtate bien con tu prójimo!


Envía tus saludos a: