Regresar

¿QUE TIENES CONTRA LOS ANIMALES?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Después degollará el novillo ante el Señor, y los hijos de Aarón, los sacerdotes, tomarán la sangre y la derramarán alrededor del altar que está a la entrada de la Tienda de reunión (Levítico 1: 5).

Seamos honestos. Levítico comienza de manera sangrienta, ¿no crees? Si eres como yo, pensarás: «Ay Dios, ¿por qué matara tantísimos animales? Yo pensé que querías a los animales». Hay más sangre derramada en los primeros tres capítulos de Levítico que en una boba película de terror. Pero si continúas leyendo este complicado libro de la Biblia, pronto te darás cuenta de que Dios y los malos de las películas derraman sangre por razones diferentes.

Por ejemplo, Levítico es el instructivo de Dios para el Israel del siglo XV antes de Cristo. Los israelitas habían salido recién de la esclavitud egipcia, así que Dios se presentó a sí mismo y expuso su método de acción. Más aún, Dios quería que los israelitas supieran que él tenía un propósito especial, sagrado y santo para sus vidas. Pero nunca serían aquello para lo que Dios los había creado, si no entendían, respetaban y obedecían sus leyes.

En el santuario que Dios dijo a Moisés que construyera, la habitación más sagrada era el Lugar Santísimo. El artículo más sagrado en el Lugar Santísimo era el arca del pacto; dentro del arca estaban los Diez Mandamientos, escritos por la propia mano de Dios. Los mandamientos de Dios eran entonces y son ahora tan sagrados, que quebrantarlos significaba pecar (1Juan 3:4), y el castigo por el pecado es la muerte (Romanos 6:23).

Por cuanto Dios no quiere que alguno de nosotros muera por causa del pecado (2 Pedro 3: 9), abrió un camino para que todos fuéramos perdonados. Pero ese perdón tiene un precio, el derramamiento de sangre (Hebreos 9:22). Suena muy parecido a lo que Jesús hizo por nosotros en el Calvario, ¿verdad?

Mientras leas Levítico, recuerda que todos los sacrificios allí registrados señalan a Jesús, el Cordero de Dios, que murió una vez por todos nuestros pecados. Levítico nos muestra cómo Dios arregla su relación con el antiguo Israel. Él actúa hoy de la misma forma.

NO DEJES DE LEER

Levítico 1-3

¿Por qué crees que Dios especificó que solamente los animales sin defectos podían ser sacrificados?


Envía tus saludos a: