Regresar

«El DÍA del Señor»

Play/Pause Stop
¡Ya está cerca el gran día del Señor! ¡Ya está cerca, viene de prisa! El estruendo del día del Señor será amargo: ¡Hasta los más valientes gritarán entonces!» (Sofonías 1: 14).

Sofonías es, sin duda, el profeta que compartió su mensaje de forma más directa en cuanto al efecto del día del Señor. A él le correspondió profetizar alrededor del año 630 a. C. La expresión «el día del Señor» se encuentra en diferentes lugares del Antiguo Testamento. Los judíos entendían que ese día Dios iba a encumbrar a su pueblo al sitio más prominente de entre todos los pueblos de la tierra; además, para que eso ocurriera, pensaban que ese día Dios iba a castigar a las naciones. Sin embargo, Sofonías redefine el concepto del día del Señor como un día de juicio que incluía a los judíos.

La totalidad de la destrucción en ese día sería abarcadora: hombres malvados, animales, aves y peces (vers. 2-3). Esta expresión es lo opuesto a lo que menciona Génesis 1: 28. En tal versículo Dios estableció un pacto con la primera pareja y puso bajo su responsabilidad precisamente a los animales, las aves y los peces. Al momento que el hombre rompió el pacto, el mundo se llenó de maldad y violencia, asunto que afectó a la naturaleza en general.

Posteriormente, Dios utilizó expresiones semejantes a las del profeta Sofonías al hablar con Noé respecto a la destrucción del mundo (Génesis 6: 7). Aunque a muchas personas no les agrada reconocer la intervención divina de forma dramática y definitiva, tal como lo muestra Sofonías, este no es un mensaje que se limite al pasado; más bien, es un mensaje actual y haremos bien en prestarle atención. Refiriéndose a nuestros días, el apóstol Pedro escribió: «El día del Señor vendrá como un ladrón. Entonces los cielos se desharán con un ruido espantoso, los elementos serán destruidos por el fuego, y la tierra, con todo lo que hay en ella, quedará sometida al juicio de Dios» (2 Pedro 3: 10).

¿Cuáles fueron las acciones que determinaron la intervención divina en la época de Sofonías? Idolatría, robo, engaño y violencia. El profeta les recordó a sus lectores originales que ese día de nada les serviría su riqueza (1:18). El panorama no ha cambiado hoy. Ante el inminente retorno de Jesús, hoy podemos redefinir el día del Señor como el momento de su intervención en este mundo. Un día de gozo para unos y lamento para otros. Mientras tanto, podemos asegurarnos de vivir en un pacto con Dios.

Matutina para Android